Open

La decisión del TAS de dar la razón al PSG en su recurso contra la reapertura del expediente sancionador de la UEFA por incumplimiento del fair play financiero cierra un capítulo, pero no supone el final de los problemas del club parisino con el control económico. El caso sobre el que se decidió ayer tenía como objeto las cuentas del PSG hasta la temporada 2016-2017, por lo que los fichajes de Neymar, Mbappé e incluso el más reciente de Leandro Paredes siguen pendientes de examen.

Según publica hoy L'Équipe, el PSG aún se verá obligado a realizar un ajuste de 150 millones de euros en sus cuentas para equilibrarlas y evitar una nueva investigación de la UEFA. Las ventas, según recoge Footmercato, pueden ser inevitables si no se incrementan los ingresos por patrocinios de manera sustancial. Y estos también llevan tiempo bajo el escrutinio de la UEFA.

El PSG tendrá nuevo patrocinador a partir de la próxima temporada. El grupo hotelero Accor lucirá en la camiseta del club parisino a cambio de 50 millones de euros, aproximadamente el doble de lo que venía pagando la aerolínea Fly Emirates. Sin embargo, el acuerdo implica un nuevo riesgo potencial de controversia con la UEFA, ya que Qatar es accionista de un 10,44% de la firma hotelera a través de la Qatar Investment Authority.

En cualquier caso, la incorporación de Accor a su cartera de sponsors permitirá al PSG aumentar sus ingresos por patrocinios, que en la temporada 2017-2018 disminuyeron un 13% a pesar del tirón mediático del fichaje de Neymar. El PSG registró la campaña pasada unos ingresos por patrocinios de 94,1 millones de euros. En total, los ingresos del club parisino ascendieron a 540 millones de euros.