Open

Selecciones Internacionales

El campeón del Mundial de Clubes recibirá solo 5 millones

16/12/18 - 15:27
El Mundialito es una competición incómoda para los equipos europeos que la disputan. No es un premio como para los sudamericanos...

El Mundialito es una competición incómoda para los equipos europeos que la disputan. No es un premio como para los sudamericanos o un sueño como para los equipos de las demás confederaciones. Ni siquiera atractivo económicamente. El campeón sólo se lleva cinco millones de euros, una cantidad muy pequeña si la comparamos con los 2,7 millones de euros que da la UEFA por cada victoria. Se trata, más que nada, de una cuestión de prestigio que implica más o menos esfuerzo dependiendo de la lejanía en kilómetros (era más costosa en Japón, con 8 o 9 horas de diferencia horaria y algo menos en Emiratos, con tres).

Es obligatorio para todos los clubes estar, al menos, tres días antes de que tengan que jugar el primer partido. El ganador se lleva cinco millones, el finalista cuatro, el tercer clasificado 2,5 millones de euros, el cuarto dos millones y así sucesivamente hasta el medio millón que se lleva el séptimo, último clasificado. La FIFA corre, además, con los billetes de avión (clase ejecutiva) de 35 personas por club y los traslados. Para ello, pone a disposición de cada equipo un autocar, una furgoneta y un vehículo para el equipaje desde cinco días antes del primer partido. Desde precisamente cinco días antes del primer partido también está pagado el alojamiento (11 habitaciones dobles y tres individuales).

El mayor problema que se está encontrando el Mundialito es la escasa afluencia de espectadores a los estadios. Sólo los equipos europeos parecen llenarlos. En el Kashima-Chivas hubo poco más de 3.000 personas. Según datos de la FIFA, la asistencia media a los estadios en el pasado Mundialito, también jugado en Emiratos, fue de 16.571, sensiblemente inferior a los 29.804 que, aun siendo una cifra también baja, se asistieron de media al Mundialito de 2016 en Yokohama.