Open

Es uno de los momentos que más le gusta. Marcelo Gallardo, entrenador de jerarquía y nivel, piensa como director técnico y ejecuta como ganador. Pero todavía le queda algo de alma de jugador. Por eso, cada vez que puede, se queda a pegarle al arco después de los entrenamientos. Lo pueden acompañar los que quieran. Los arqueros son los que están siempre. Intentan contener remates que van a todos los ángulos, con diferentes velocidades y efectos. Y, a veces, se queda algún que otro jugador de campo. 

Gallardo ya lo conocía, pero se sorprendió aún más cuando lo vio ahí, bien cerca. El entrenador de River, entre los mejores pateadores del fútbol argentino de los últimos años, le puso un sobrenombre especial a Juanfer Quintero: el 'Guante'. El apodo, en referencia a que puede ubicar la pelota donde quiere, como si fuera con la mano, se lo ganó el colombiano en alguno de esos momentos posteriores a los entrenamientos.

La pegada de Juanfer Quintero se volvió una obviedad para todos, incluso para Pekerman. En la Selección Colombia, el crack de River se hizo cargo de más pelotas paradas que ningún otro jugador, incluso por encima de James Rodríguez, otro zurdo que tiene una sensibilidad especial con el remate. 

En el Mundial, Quintero, de 25 años, remató dos tiro libres directos, uno de ellos fue gol (ante Japón, en el primer partido, por abajo de la barrera). Además, ejecutó seis tiros de esquina. De esos, cinco cayeron al área, aunque solo dos tuvieron a un colombiano como receptor: uno de esos disparos lo tomó de cabeza Yerry Mina para marcar el único tanto ante Senegal. 

James, en cambio, pateó solo un tiro libre y ejecutó un córner menos. Le dio una asistencia a Yerry Mina luego de un córner corto que terminó en asociación con Quintero y derivó en un pase mágico a la cabeza del central del Barcelona.

Tiene técnica de pateador clásico (aunque alguna vez le hizo un golazo a la Selección argentina Sub 20 con un bombazo de empeine). Borde interno, el cuerpo no tan inclinado hacia atrás y el botín que envuelve la pelota todo lo posible, para que luego la pierna acompañe el movimiento hasta el final.

Para Colombia, el juego de Quintero es tan importante como su pegada. El 'Guante', en general, está bien calibrado.