Open

La FIFA solicitó al Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS) que aplique una sanción de un año de suspensión al delantero del seleccionado peruano Paolo Guerrero, quien dio positivo en un control antidoping realizado tras el partido ante Argentina en la Bombonera el 5 de octubre, por la 17ª fecha de las Eliminatorias para el Mundial de Rusia 2018. En caso de que el TAS decidiera imponer esa pena, el atacante no podría participar de la Copa del Mundo.

La solicitud fue efectuada por los abogados que representan a la casa madre del fútbol ecuménico durante una audiencia celebrada en Lausana como parte del proceso que se abrió tras la apelación del jugador y que determinará la pena definitiva para el máximo goleador histórico del combinado nacional peruano.

El asesor legal de Guerrero, Jorge Balbi, consideró “muy sorprendente” el pedido de los letrados de la FIFA ya que el castigo impuesto inicialmente por el organismo había sido de un año, pero luego el Comité de Apelaciones del ente rector de la pelota lo rebajó a seis meses.

Balbi, quien acompañó a Guerrero y a sus abogados en la audiencia, explicó que la FIFA había pedido elevar la sanción fijada por su Comité de Apelaciones en lugar de defender ese fallo, en sintonía con el planteo de los abogados de la Agencia Mundial Antidopaje (AMA), mientras que la defensa del jugador solicitó la absolución.