Open

La historia de la Copa del Mundo tiene un denominador común y es que todos los campeones del Mundo han contado con un seleccionador de su misma nacionalidad, desde que el charrúa Alberto Supicci hiciera campeón a Uruguay en 1930 hasta que Joachim Löw levantara el trofeo en 2014 en Brasil. Veinte ediciones cumpliendo esta tradición.

Es más, no solo ningún seleccionador extranjero ha hecho campeón a su país, es que apenas dos han llegado a vivir una final. El primero fue el inglés George Raynorque llevó a Suecia a la final de 1958 donde ejercían de anfitriones y dos décadas después era el austriaco Ernst Happel el que condujo a la "naranja mecánica" a la cita de Argentina 1978.

Para este campeonato de 2018, el 40% de los técnicos son foráneos respecto a la selección que dirigen; 13 de los 32 equipos para ser más exactos. Concretamente son los argentinos José Antonio Pizzi (Arabia Saudí), Héctor Cúper (Egipto), Ricardo Gareca (Perú) y José Pekerman (Colombia); los colombianos Juan Carlos Osorio (México) y Hernán Gómez (Panamá), el francés Hervé Renard (Marruecos), el español Roberto Martínez (Bélgica) ; el holandés Bert van Marwijk (Australia), el croata Vladimir Petkovic (Suiza) y el noruego Age Hareide (Dinamarca).

De todos, el único que sigue en carrera es Roberto Martínez, quien metió a Bélgica en semifinales luego de vencer a Brasil por 2-1. Los Diablos Rojos han ganado todos sus partidos en lo que va de Mundial y esperan hacer lo propio ante Francia para llegar a la final y levantar la Copa del Mundo. En caso de conseguirlo, Martínez sería el primer extranjero en ganar un Mundial con una Selección distinta a la de su país de nacimiento. ¿Lo logrará?