Open

Sesenta años hace que una selección sudamericana no consigue un Mundial en Europa. De hecho, desde que Brasil se quedara con el campeonato de Suecia 1958, ninguna más ha podido repetir en el viejo continente. Precisamente la Canarinha y Uruguay son las únicas representantes de esas latitudes que todavía tienen vida en Rusia 2018.

En 1958, en Suecia, llegaría el primero de los cinco Mundiales que tiene Brasil, país con más entorchados en la historia. La Verdeamarelha evitó que el combinado anfitrión lograra proclamarse campeón en su tierra, y además lo hizo con un resultado contundente: 5-2, con goles de Vava (2), Pelé (2) y Mario Zagallo.

Hubo que esperar 32 años para volver a ver a una selección sudamericana en una final de Copa del Mundo disputada en Europa. Y fue en Italia 1990, cuando Alemania superó a Argentina con un gol de penalti sobre el final del encuentro. En Francia 1998, Brasil fue goleada por Les Bleus de Zidane, siendo esa la última final de un sudamericano en Europa.

La gesta de Pelé y compañía puede ser emulada seis décadas después. Y es que este viernes, Uruguay enfrentará a Francia por un lugar en las semifinales del certamen intercontinental, mientras que Brasil será rival de Bélgica en otro de los partidos correspondientes a los cuartos de final. Los únicos representantes de la CONMEBOL en Rusia buscarán que Sudamérica tenga un representante en la final de un Mundial disputado en Europa por cuarta vez en la historia.