Open

El presidente de la FIFA, Gianni Infantino, insistió en "revolucionar" el sistema de traspasos, que debe pasar para que haya transparencia en las operaciones y, entre otras cosas, por fijar un límite en lo que los clubes pueden gastar en fichajes.

"El fútbol no puede permitirse que haya transacciones de jugadores que susciten dudas y sospechas en el mundo entero", subrayó Infantino en un artículo publicado este domingo por el diario "Le Parisien".

Para él, el problema de la credibilidad del fútbol no es tanto que los fichajes o las remuneraciones de los jugadores parecen desorbitados, sino "la fragilidad del sistema que controla" esos traspasos.

"Las consecuencias son perjudiciales e incluso nefastas para la imagen del fútbol, sobre todo al aceptar que se asocie su reputación a la firma de acuerdos dudosos fuera de cualquier parámetro serio".

En sus propias palabras, el sistema de traspasos necesita "una revolución completa" en la que se impliquen las confederaciones, las asociaciones que las componen, las ligas, los sindicatos de jugadores, los clubes, pero también los gobiernos y las entidades políticas internacionales.