Open

Zlatan Ibrahimovic ha vuelto. Su aterrizaje en Los Ángeles Galaxy no pudo ser mejor, con un golazo de gran talento para ayudar a los suyos. Hace dos años que dejó la selección de Suecia pero la afición lleva meses pidiendo que vuelva para disputar el Mundial de Rusia. Su primera gran temporada en el Manchester United antes de lesionarse y su retorno tras la operación de rodilla evidencian que incluso a sus 36 años sigue siendo el mejor futbolista del país.

Pero independientemente de si Janne Anderson decide convocarle o no para la cita mundialista, lo cierto es que la FIFA le podría prohibir jugar, según indica The Sun. El motivo es que hace un mes se unió a la casa de apuestas Bethard para promocionarla. El problema es que la FIFA no permite que un futbolista esté ligado a este tipo de empresas. El reglamento dice lo siguiente:

"Las personas sujetas a este código tienen prohibido tomar parte, directa o indirectamente, así como asociarse en apuestas, juegos de azar, loterías y eventos similares o transacciones conectadas con partidos de fútbol".