Open

Y en la tercera jornada del Mundial, gracias al VAR se decretó un penalti. Ha sido en el Francia - Australia y ha servido para que Antoine Griezmann pusiera por delante al combinado europeo.

Al inicio de la segunda parte, una galopada del delantero del Atlético acabó con una zancadilla justo al entrar al área grande. En primera instancia el juego continuó, pero segundos después el colegiado acudió a la banda a consultar el VAR.

Tras visualizar la repetición no dudó en señalar el punto de penalti y Griezmann no perdonó para poner por delante a Francia. Poco después, Jedinak, con otra pena máxima, ponía el empate en el luminoso.