Open

El juego de Inglaterra en el Mundial Rusia 2018 tras dejar en el camino con bastante comodidad a Suecia expuso una de las formas que tienen algunos de los equipos que siguen avanzando en el torneo. De los 12 goles que hizo el equipo de Southgate, nueve fueron de pelota parada, más del 80% de sus festejos.

Aunque está claro que el equipo británico necesita -y hasta abusa- del poder de gol en base a la pelota parada (penales, tiro libres y córners), lo cierto es que no se trata de la excepción de un país que saca ventaja por esa vía. En tiempos de mucha presión, marca y poder defensivo ante muy poca imaginación en ataque y casi nada de desequilibrio, la pelota parada se volvió un arte. El Mundial Rusia 2018 ya tiene el número más alto de tantos desde ese medio de la historia, con 70, lo que representa un 44%. Nunca hubo un porcentaje tan alto.

De esos 70 goles, 27 fueron de córner, 6 de falta directa, 14 de falta (en base a un centro que terminó en gol), 21 de penal y 2 de saque de banda. Da un total de 70/159.

El equipo que más goles hizo por pelota parada es Inglaterra, con nueve. Lo sigue Rusia, con seis, y Uruguay y Portugal, con cuatro. Países como la Selección argentina, por ejemplo, no convirtieron por esa vía.

Si se dividiera los goles por continentes, la historia también resulta muy clara. Europa domina en ese aspecto del juego, con 42 tantos de los 70. Lo sigue Sudamérica, con 11.

Según datos de Opta, si se compara al Mundial Rusia 2018 con otras ediciones, la diferencia es bastante clara. El año que hasta ahora ocupaba el primer puesto en ese aspecto era Francia 1998, con 61 goles de pelotada parada (171 totales) y un 35,7%. El segundo lugar -ahora tercero- es para Corea Japón 2002, con 56 goles y un 34,8% de porcentaje. Un poco más atrás se ubica el 2006, con 55 (37.4%). La edición que tuvo menos goles de pelota parada fue la de 1974, con 27 (27,8%).

El jugador que más ventaja sacó de la pelota parada es Harry Kane, con cinco goles través de esa vía (tres de ellos, de penal; los otros dos ante Túnez, tras un rebote y otro de cabeza).