Open

El partido de ida por los cuartos de final de la Champions League entre Juventus y Real Madrid era una chance inmejorable para que Paulo Dybala, que no fue convocado a la última gira de la Selección argentina, le demostrara a Jorge Sampaoli que tenía que estar entre los 23 que viajen al Mundial de Rusia para representar a la Albiceleste.

Sin embargo el cordobés no pudo aprovechar una de las últimas oportunidades -o quizá la última- de brillar en un encuentro importante para obligar al técnico a incluirlo entre los que vayan a la Copa del Mundo.

Aunque la actuación de Dybala no fue la excepción en un flojo partido de Juventus, lo cierto es que el argentino no sólo demostró poco de su fútbol ante el conjunto merengue sino que además se destacó por dos amarillas que terminaron dejándolo afuera de la cancha a los 66 minutos: la primera por simular una falta y la segunda por un planchazo a Dani Carvajal.

El 3-0 en Turín complica la continuidad de Juventus en la Champions y aleja, aún más, a la Joya de Rusia.