Open

La selección campeona del mundo rompió una mala racha de 5 juegos sin victoria. Frente a su afición se despidió con una victoria contra la modesta selección de Arabia Saudita por 2-1.

Los alemanes dominaron la mayor parte del encuentro y Timo Werner definió una gran jugada de un pase largo de Kimich a Reus, y el delantero solo la empujó para el 1-0.

El 2-0 fue un autogol, otra jugada por la banda, un pase de la muerte que Muller no logró conectar, pero la barrida defensiva de Hawasawi la empujó dentro de su propio arco.

El 2-1 vino en la segunda parte, un penal a favor de Arabia Saudita que Ter Stegen atajó, pero su remate quedo para que Al Jassam anotará el descuento. Arabia estuvo muy cerca de anotar en el 90+1, pero no lograron definir.

Alemania debutará contra México en el Mundial. Arabia lo hará contra Rusia en el partido inaugural de la Copa del Mundo.