Open

La histórica Alemania firmó un fracaso rotundo en Rusia 2018, ya que una vez consumada la Fase de Grupos quedó ubicada en la vigésimo segunda posición en la tabla general de participación, su peor puesto en la historia de los Mundiales. 

Acostumbrados a competir siempre por el título, en este Mundial se despiden por debajo de la media general. Con sólo tres puntos en tres partidos, cedió su corona y habrá que elegir a un nuevo campeón.

La Mannschaft sólo logró una victoria y recibió dos derrotas, marcó dos goles, pero recibió cuatro para tener una diferencia de -2 y terminó por debajo de países como Nigeria, Perú, Corea del Sur, Irán y Senegal, ya eliminados, pero en mejor posición que ellos.

Después de caer contra Corea del Sur, desde Alemania reconocieron que no merecían avanzar y su técnico Joachim Löw aceptó el mal papel de su equipo en este Mundial, pero descartó que se trate del inicio de una mala época en el fútbol alemán.

"No creo que vaya a venir ahora una época oscura para el fútbol alemán. Hasta hace muy poco éramos los más regulares, acabando siempre entre los cuatro primeros o levantando los títulos, como el Mundial de 2014 y la Copa Confederaciones de 2017. 

Tenemos jugadores jóvenes con mucho talento y mucho potencial. Esto es algo que le ha pasado a muchas otras selecciones", expresó Löw.

Rompieron una racha consecutiva de clasificaciones a segunda ronda que tenían desde 1994 y se unieron a la maldición que aqueja al campeón anterior desde 2002 y ahora quedará una dura tarea para la nueva generación que tendrá la obligación de redimir este resultado.