Open

Liga Española

Todibo debutará con el Barcelona en la Copa Catalunya

05/03/19 - 09:44
Jean-Clair Todibo, que este miércoles hará su debut como jugador del Barça en la Supercopa de Catalunya ante el Girona, nació el 30 de diciembre de 1999...

Jean-Clair Todibo, que este miércoles hará su debut como jugador del Barça en la Supercopa de Catalunya ante el Girona, nació el 30 de diciembre de 1999, un mes después del centenario del Barcelona.  El Barça peleó durante el invierno con la Juventus por un central que, a falta de pulirse, cumplía con el retrato-robot de lo que se pide en las oficinas de Sant Joan Despí para un central: velocidad y zancada larga para poder jugar con metros en su espalda y talento para sacar el balón.

Dicen que su físico, por poderoso ha impresionado en sus primeros entrenamientos, aunque los técncos que lo trajeron dicen que ya lo sabían. Lo consideran uno de los mayores talentos del fútbol europeo que aún no habían explotado.

Conocedor de que terminaba contrato con el Toulouse el 30 de junio de 2019 y una vez anunciado el acuerdo de su fichaje, el Barça anticipó su llegada a este mes de enero porque el club francés le comunicó que ya no jugaría más. No tenía sentido, pues, que Todibo permaneciese allí. Así que, por un millón de euros más dos en variables, llegó al Barça.

Valverde ya le dejó claro que no tendría minutos esta temporada salvo caso de extrema urgencia o de partidos no oficiales como esta Supercopa de Catalunya y que estos seis meses hasta el inicio del próximo curso le servirían de adaptación. Es lo que está intentando Todibo, perfeccionar su conocimiento del castellano y hacerse con la ciudad y el vestuario antes de intentar dar el salto la próxima temporada. Es una de las grandes dudas que deja el futbolista. Su progresión fue tan asombrosa que su debut con la primera plantilla del Toulouse llegó el pasado mes de agosto ante el Girondins. Sólo ha jugado diez partidos en Primera División. Difícil saber ya si es un jugador preparado para la élite. Eso sí, su fichaje es una apuesta y, de salir bien, habría salido por apenas tres millones de euros.