Open

Liga Española

Girona se queda con la Supercopa de Catalunya al vencer al Barcelona

06/03/19 - 14:42
El Girona se llevó la cuarta edición de la Supercopa de Catalunya, que se disputó en el estadio de la Nova Creu Alta...

El Girona se llevó la cuarta edición de la Supercopa de Catalunya, que se disputó en el estadio de la Nova Creu Alta en Sabadell, con un lleno absoluto. Con esta victoria, el equipo gerundense logra su primer título oficial como club profesional y lo hace ante un FC Barcelona, que si bien es cierto que se dejó a titulares en casa, salió con su segunda unidad para mantener el trono.

La primera parte careció de ocasiones claras para ambos bandos, siendo protagonista el centro del campo de la Nova Creu Alta con jugadores como Riqui Puig, Aleñá, Granell o Aleix García, que querían llevar la manija. Patrick Roberts, que volvía de lesión, fue el mejor de unos cuarenta y cinco minutos que empezaron tras el minuto de silencio por el fallecimiento del ex presidente del Girona, Jusep Gusó. El Txingurri tenía claro que la banda de Wagué y Malcompodía crear peligro y por esa zona del campo volcó el juego el equipo culé.

Sin ninguna ocasión flagrante de Girona y Barcelona, la segunda mitad empezaba con un lavado de cara del equipo de Eusebio. Hasta cinco cambios realizaba el técnico de La Seca para intentar llevarse su primer trofeo profesional, pero Riqui Puig quería enseñar ante un conjunto de Primera, lo que era capaz de hacer. Se adueñó de La Nova Creu Alta e hizo jugar al Barça al son de su música, apoyado en un Oriol Busquets que le dejó libertad para moverse por toda la zona de creación.

La falta de profundidad ofensiva que padecía el Girona la resolvía el cuerpo técnico sacando a Borja García, Stuani y Portu, aprovechando este último su velocidad para provocar un penalti, en el minuto sesenta y nueve, que no iba a fallar Cristhian Stuani. Diez minutos más tarde, un remate de cabeza de Aleñá se encontraba con el larguero siendo la ocasión más clara para los de Valverde en todo el partido. El Barça apretó durante los últimos minutos del choque pero los centros de Malcom y Miranda no llegaron a buen puerto dando así por finalizada la final.