Open

Liga Española

El ciclo de Bale se empieza a cerrar en el Madrid

01/04/19 - 22:13
Gareth Bale no termina de encontrar su sitio en el Real Madrid esta temporada...

Gareth Bale no termina de encontrar su sitio en el Real Madrid esta temporada. Justo en el año en el que debía dar un paso al frente tras la marcha de Cristiano, se está mostrando más apagado y desconectado del equipo que nunca. Ayer ante el Huesca volvió a firmar un partido gris y el Bernabéu se lo recriminó con un runrún constante y con fuertes pitos en momentos puntuales.

La sensación que transmite Bale es que poco a poco se está alejando del Santiago Bernabéu. Y cuando hablamos del Bernabéu nos referimos a la afición... y a la entidad. Las señales que emiten todas las partes hablan de hartazgo y de un fin de ciclo que en verano se puede consumar con un traspaso que este año, sí, parece cantado.

Desde el regreso de Zidane al banquillo del Madrid, Bale ha jugado todos los minutos posibles. No le ha dejado de lado el francés, pero el extremo no emite señales positivas. Está desconectado del juego y de sus compañeros. Ayer jugó la primera parte por la derecha y la segunda por la izquierda y apenas intervino con regularidad en el juego. Lo hizo a cuentagotas aunque, eso sí, con mucha calidad. Sus centros con el exterior del pie izquierdo son caviar y fueron el preludio de dos de los tres goles del encuentro, pero la afición del Madrid quiere más de él.

Ayer fue silbado tras el lanzamiento de una falta que mandó al primer anfiteatro y una pérdida de balón en la medular con 2-2 que terminó de desesperar al aficionado, que a estas alturas de la temporada pasa ya muy pocas situaciones por alto. Pocos se libraron de los silbidos del Bernabéu ayer, tras fallos puntuales, pero los decibelios siempre aumentan con el galés, el jugador del que más se esperaba esta temporada y que más está defraudando. Aunque su agente insiste en que no se va a marchar y dice que el público debería besarle los pies... parece que no se cumplirá ni lo uno ni lo otro.