Open

Liga Española

El caso Higuaín, ¿una mala decisión del Real Madrid?

02/06/17 - 18:51
El argentino es la gran figura en Italia dos años y medio después de dejar el Santiago Bernabéu. Pero en este tiempo, Benzema también creció…

Rafa Benítez debe estar tirándose de los pelos en su mansión de Liverpool. Dejó Real Madrid, y ahora con Zinedine Zidane el equipo blanco anda enamorando a todos, jugando a las mil maravillas. Pero es que antes, dejó Napoli, y también ha explotado en la presente temporada: líderes, manteniendo la ilusión intacta por el Scudetto, con permiso de una Juventus al alza antes del choque de este sábado entre ambos.

Y en gran medida el éxito del conjunto napolitano viene dado no sólo por el cambio en el banco –con permiso de Rafa-, sino sobre todo por el ‘regreso’ de Gonzalo Higuaín a la élite, actual capocannoniere de la Serie A y Bota de Oro en Europa, merced a sus 24 goles en 24 partidos del campeonato italiano. Inédito. Registros más propios de Cristiano Ronaldo o Lionel Messi que de cualquier otro jugador de los terrenales. Y un registro que el argentino lleva manteniendo durante meses y meses, desde principio de temporada con inquebrantable fe y constancia, resistiéndose a que el sueño se esfume.

Gran noticia para el fútbol la irrupción del Pipita de nuevo entre la flor y nata del fútbol mundial, después de unos últimos años de indiscutible regularidad, pero siempre fuera de los márgenes de la élite planetaria. Notable nivel, cerca de romper el récord de Maradona, pero siempre unos pasos por detrás del sobresaliente, quizás desde aquella inoportuna cirugía de espalda. Siempre unos pasos por detrás de las enormes expectativas que había generado en sus primeros años en Real Madrid, esquivando el éxito con mayúsculas ya fuera por demérito propio o ajeno.

Promediando la veintena de goles, mínimo, pero siempre dentro de una silenciosa discreción: sin grandes títulos, grandes partidos, grandes clubes detrás… Lo tuvo en su mano en el Nuevo Maracaná, en la final del Mundial 2014 ante Alemania, pero la gloria se le escapó de entre los dedos.

Eso sí, ahora que vuelve a centrar las miradas de medio mundo por sus actuaciones y goles en la Serie A, es lógico preguntarse por su futuro en el primer nivel. Pero ojo, también por su pasado y el Real Madrid. ¿Hizo mal el club blanco en venderle en 2013? ¿Debió haber esperado a cotejar plenamente su recuperación física y futbolística?

Y ciertamente el momento actual puede invitar a caer fácilmente en sentenciar un error merengue. Pero tampoco se debe obviar la trayectoria de estos dos años y medio, donde se ha demostrado que la BBC en el Real Madrid ha sido garantía de éxito, y donde seguramente tanto Karim Benzema como Gonzalo Higuaín han rendido mejor cuanto más alejados han estado el uno del otro. Y quizás el Pipita ha podido echar de menos el Santiago Bernabéu, quién sabe, pero seguramente no ha sido así en sentido contrario.

No obstante, con la BBC en Real Madrid, poco hueco han tenido otros en el campo ni en el corazón del madridista: los Álvaro Morata, Jesé Rodríguez, Lucas Vázquez, Denis Cheryshev, etcétera. Y más concretamente en la delantera, a tenor del nivel exhibido por Karim Benzema en estos años, poco hueco hubiera tenido seguramente también Gonzalo Higuaín de haberse quedado en el Santiago Bernabéu.

Es más, probablemente el argentino nunca hubiera vuelto al pico de forma y confianza actual teniendo en compartir puesto y minutos con Benzema. Y viceversa. El ‘9’ que tiene a Francia revolucionada de cara a ‘su’ EURO y que es el valor más seguro del Madrid de Zidane (seis jornadas seguidas marcando tras Granada), quizás tampoco se hubiera asentado unánimemente entre los top mundiales, cuando hace no tanto le tildaban de cazar como un ‘gato’ en comparación con su compañero en la albiceleste.

Higuaín y Benzema. Napoli y Real Madrid. Argentina y Francia. Todos ganaron cuando los caminos se separaron. Mejor así que de cualquier otra manera, visto con la perspectiva del tiempo.