Open

Fútbol Internacional

Suiza ganó y aspira a clasificar

20/06/21 - 13:50
Yann Sommer, con un recital de paradones...

Yann Sommer, con un recital de paradones, y Xherdan Shaqiri, con un doblete y una gran actuación, colocaron a Suiza en una buena situación para alcanzar los Octavos de Final de la Eurocopa tras firmar una victoria frente Turquía (3-1) con la que peleará por ser una de las mejores terceras.

Al portero de Suiza le sentó fenomenal la paternidad. Esta semana tuvo que escaparse a Alemania para ver el nacimiento de su segunda hija. Era duda su presencia en el once de Petkovic, pero llegó a tiempo y fue quien sujetó al combinado helvético.

Sobre todo en la primera parte. Hizo cuatro paradones de primer nivel. Tres a Mert Müldur, que tuvo pesadillas con Sommer, y otro a Kaan Ayhan. 

En casi todas las ocasiones respondió a disparos lejanos muy complicados. Lo hizo con una tremenda agilidad mientras sus compañeros mostraban una gran efectividad frente a la meta otomana.

Y es que, sin despeinarse, Suiza marcó en dos de sus tres ocasiones del acto inicial. Primero, Haris Seferovic, que batió a Ugurcan Çakir a los seis minutos con un zurdazo ajustado desde fuera del área.

Y, segundo, Xherdan Shaquiri, que hizo un golazo con su pierna mala, la derecha, tras un lanzamiento espectacular desde el balcón del área. Después, desperdició un mano a mano ante Ugurcan Çakir, pero dejó su sello con un toque de calidad marca de la casa.

Con la mitad del trabajo hecho, Suiza afrontó con menos presión la segunda parte. Sólo tenía que jugar a sumar la mayor cantidad de goles posibles para superar a Gales y ocupar la segunda plaza. 

Pero, después de coleccionar ocasiones, se metió en una encrucijada tras el golazo de Kavehci a falta de media hora. El 2-1 colocó a Suiza al borde del éxito y del fracaso. Otro tanto turco, eliminaba al conjunto helvético. El equipo Petkovic podía jugar a aumentar su renta o a guardar la ropa.

Y, entonces, apareció de nuevo Shaqiri para cerrar incertidumbres. Aprovechó la tercera asistencia de la tarde de Steven Zuber para batir a Çakir con un zapatazo desde el punto de penalti. Las dudas terminaron y, Suiza, con cuatro puntos y menos un gol en su cuenta particular, esperará tres días para saber si sigue en la Eurocopa. Mientras, Turquía se despidió del torneo con un posible premio deshonroso: convertirse en el peor equipo de la competición.