Open

Fútbol Internacional

River dominó el Superclásico y volvió a festejar en el Monumental

04/10/21 - 08:42
River edificó una victoria sin atenuantes frente a Boca en el Superclásico de este domingo y volvió a festejar en...

River edificó una victoria sin atenuantes frente a Boca en el Superclásico de este domingo y volvió a festejar en el Monumental por el torneo argentino ante su archirrival después de 11 años: fue 2-1 con goles de Julián Álvarez y con la inigualable sensación de haber vuelto a disfrutar de su público en el estadio.

Habían pasado ocho enfrentamientos en el recinto de Núñez entre empates y derrotas. El Millonario no lograba encontrarle la vuelta en su campo al Xeneize pese a haber sido el equipo más vistoso del fútbol de ese país en los últimos años y de haber conseguido varios triunfos especiales en ese mano a mano en el plano continental.

El gran partido de esta jornada tuvo un inicio que, probablemente, desvirtuó el desarrollo posterior del juego. Es que Marcos Rojo fue protagonista de una primera infracción que bien valió la tarjeta amarilla que le mostró el árbitro Fernando Rapallini. Y 120 segundos más tarde cruzó a otro rival antes de ver una segunda amonestación, que dejó a su equipo con 10 hombres en apenas un cuarto de hora.

La controvertida expulsión motivó a que Sebastián Battaglia, entrenador del visitante, sacara al colombiano Edwin Cardona para equilibrar la formación con la inclusión del peruano Carlos Zambrano.

Lo cierto es que con el desnivel numérico entre los protagonistas, el encuentro se convirtió en un monólogo del dueño de casa. Y a ese transcurso uniforme le dio una ayuda el arquero Agustín Rossi, tras verse superado por el remate a distancia de Álvarez a los 24 minutos. Golazo de primera impresión, aunque complicidad del guardameta xeneize en el detalle de la repetición.

Antes de que terminara la primera mitad, los de Marcelo Gallardo justificaron su hegemonía en el marcador y ampliaron cifras por intermedio del delantero del joven atacante de 21 años, quien golpeó con su toque en el área chica y tras el pase de Santiago Simón.

Apagado, sin ideas y con el golpe de haber quedado con un jugador menos, a Boca le fue imposible llevar riesgo al arco defendido por Franco Armani. A su vez, el dueño de casa jugó para florearse, para el deleite del público y, también, en busca de un resultado abultado que hiciera más dulce el triunfo.

Las aproximaciones existieron, el Millo pudo haber incrementado su ventaja sobre todo con el tiro al poste de Fabrizio Angileri, pero la diferencia no pudo extenderse. En el descuento, para decorar el marcador, Zambrano ganó de cabeza, Armani no logró contener y la visita, al menos, firmó el gol de la dignidad.

River cosechó una victoria sin objeciones, que le permite ganar el Superclásico en el marco del certamen local por primera vez en casa desde el 1-0 de noviembre de 2010 y, de paso, subirse a la cima del
Torneo de la Liga Profesional de modo parcial (hasta que juegue Talleres) con 30 unidades.

Foto: Perform