Open

Fútbol Internacional

Países Bajos goleó sin problemas a Macedonia

21/06/21 - 14:05
Hay partidos que sirven de ensayo y error, para mover fichas, modificar funcionamientos...

Hay partidos que sirven de ensayo y error, para mover fichas, modificar funcionamientos, esquemas y demás. Pero cuando se trata de selecciones como la de Países Bajos, repletas de estrellas, esos cambios no se notan, claro, porque hay una idea arraigada, una forma de hacer las cosas y una vocación a siempre ir para adelante.

Este lunes, el equipo de Frank de Boer, ya clasificado a los octavos de final de la Eurocopa, no tuvo piedad de Macedonia del Norte y a media máquina lo superó 3-0 para acceder a la siguiente fase de manera similar a Italia: con nueve puntos luego de tres encuentros.

La cuenta la abrió Memphis Depay, el nuevo jugador de Barcelona, en la primera parte y solo hasta la segunda llegaron el resto de goles. De hecho, todo fue tan calmado que los Países Bajos mermaron la presión y la intensidad del juego. Y le prestaron la pelota a Macedonia del Norte.

Eso sí, no hubo peligro. Y sí más tantos a favor de la naranja que no fue naranja y que jugó de negro. El 2-0 lo puso Georginio Wijnaldum, la flamante contratación de PSG y también el último de la tarde. Ambos, acciones colectivas, de toma y dame, del balón al espacio y el hombre sin marca. Pura practicidad, fútbol puro.

Wijnaldum festejó con sus compañeros y se convirtió en el máximo anotador de la competencia para una selección que sigue siendo muy organizada, que todavía no ha tenido una prueba de fuego en la Eurocopa, y que será de cuidado para cualquiera que se la encuentre en la próxima ronda.

Más allá del resultado, los macedonios festejaron en las tribunas del Johan Cruijff Arena, pues su equipo por fin pudo estar en una gran competencia internacional. Y no importó que todas hubieran sido derrotas (Austria y Ucrania). Valió la pena participar y demostrar que se puede llegar. Y eso que lo intentaron, que contaron con acercamientos interesantes, pero les faltó la últmima estocada. Se van con dos tantos a favor y ocho en contra.

Ahora, con la tranquilidad del deber cumplido, Países Bajos se prepara para lo que viene, para una ronda en la que el peso de los rivales será mayor. Sin embargo, como no se cansa de repetirlo De Boer: “Con vocación y orden seguiremos adelante para volver a festejar como en 1988”.