Open

Fútbol Internacional

Giroud y Mbappé tensan el camerino de Francia

10/06/21 - 10:21
A falta de un día para el comienzo de la Eurocopa, la selección francesa ha experimentado una pequeña crisis en el vestuario que puede mermar al grupo durante el torneo...

A falta de un día para el comienzo de la Eurocopa, la selección francesa ha experimentado una pequeña crisis en el vestuario que puede mermar al grupo durante el torneo. De acuerdo con la información de L’Equipe, Olivier Giroud y Kylian Mbappé han protagonizado un pequeño rifirrafe que ha podido ir a mayores en las últimas horas.

Tras marcar un doblete ante Bulgaria el martes, colocándose a cinco goles de Henry en la clasificación histórica de goleadores de la selección, Giroud lanzó varios dardos a sus compañeros en rueda de prensa, centrándose mayoritariamente en la figura de Mbappé. Se quejó de que nadie le había pasado la pelota durante la segunda parte, agradeció públicamente e a Pavard y Ben Yedder sus asistencias (indirecta al del PSG) y aseguró que podían haberlo hecho mejor (refiriéndose a las ocasiones que falló Mbappé).

Las declaraciones del delantero del Chelsea no sentaron nada bien a Mbappé. De hecho, y tal y como informa L’Equipe, el de Bondy aseguró a sus compañeros que iba a dar una rueda de prensa hoy para responder a su compañero, pero Deschamps le frenó en seco y le pidió que se centrara en el debut de la selección francesa en la Eurocopa contra Alemania.

Otro de los motivos que indica L’Equipe en la posible bronca de Giroud con Mbappé es que la estrella del PSG buscó continuamente a Benzema en la primera mitad y, una vez entró Giroud en el terreno de juego, el ex del Mónaco comenzó a hacer la guerra por su cuenta. En rueda de prensa, a Deschamps se le preguntó si la entrada de Giroud perjudicaba a Mbappé, obligado a jugar anclado en la izquierda y no por dentro como ha venido haciendo a lo largo de la última temporada. El seleccionador francés, apelando a su talante invulnerable, agregó que el problema era cuestión de entendimientos y que cada jugador tiene una zona de influencia en el campo. Sin duda, el encontronazo entre Giroud y Mbappé supone de las primeras grietas que ha tenido Deschamps en sus nueve años como seleccionador.