Open

Fútbol Internacional

España clasificó a cuartos de final tras vencer a Croacia

28/06/21 - 13:02
La Selección española transitó por un partido de...

La Selección española transitó por un partido de octavos de final de la Eurocopa como si estuviera en una montaña rusa. Comenzó con un error garrafal, continuó con perseverancia al marcar tres goles aunque sufrió la remontada y debió disputar el tiempo extra. Ya en esa instancia, pudo quedar debajo, pero Croacia falló y La Roja facturó en dos ocasiones para el 5-3 final.

Si la subcampeona del mundo no había llegado en un cuarto de hora, los españoles se las ingeniaron para generarles una acción de riesgo. Y la misma terminó en gol. Con la tenencia de la pelota, Pedri tocó bien atrás desde la mitad de la cancha y cuando la misma iba hacia el pie de Unaí Simón, el arquero se confió ante el pique. El esférico lo sobró y terminó dentro del arco.

Los croatas salieron eyectados ante ese fallo garrafal y pudieron ampliar, sólo que en una escapada por derecha y dentro del área, Nikola Vlasic llegó exigido y sin ángulo: su disparo de diestra salió por el costado del arco.

España no se desesperó y encontró rédito en un avance con pleno bombardeo, en el que los croatas despejaron una y otra vez. Pero el tercer rebote le llegó a Sarabia, quien remató de zurda y estampó el empate a los 37'.

El final de esa primera mitad tuvo un disparo desviado de Koke y una peligrosa escapada de Ante Rebic tras habilitación de Mateo Kovacic, aunque no llegó a quedarse con el balón.

La Roja empezó una segunda mitad con mayor alivio ya que manejó con calma la pelota y logró dividendos. Pedri encabezó una ofensiva a los 37', tocó con Ferran Torres y éste, por izquierda, envió un centro preciso para César Azpilicueta, quien entró como Nº 9 y cabeceó al gol.

Si bien Josko Gvardiol provocó la reacción de Simón en una acción nítida, que pudo significar el empate, los españoles tuvieron una gran asociación entre los Torres: el pelotazo largo de Pau tras una falta halló a Ferran y el hombre de Manchester City estuvo rápido para superar la marca y definir bajo las piernas de Livakovic a los 31'.

El orgullo croata se vio reflejado con un nuevo descuento, que apretó el marcador y le puso suspenso. Las múltiples piernas lucharon en el área chica para que el balón fuera hacia el lado deseado pero fueron las del conjunto ajedrezado las que prevalecieron. Luego de una jugada orquestada por Luka Modric, Mislav Orsic consiguió el segundo.

Cuando el tiempo llegaba a los 92' en el reloj, un envió de Orsic encontró a Mario Pasalic y su cabezazo goleador generó el desahogo por la igualdad. Croacia hacía posible lo impensado, forzaba la prórroga en un duelo que parecía liquidado al marcar el 3-3.

Inmediatamente en los tiempos extras, La Roja protagonizó dos jugadas letales, las cuales encaminaron al fin su clasificación: un centro largo de Dani Olmo tuvo como destino a Morata, quien ganó la espalda de su marcador y sacudió las redes con un bombazo de zurda. Y antes de que se cerrara ese primer tiempo extra, Olmo se convirtió otra vez en asistidor y sirvió para que Mikel Oyarzabal lo liquidara.

La tranquilidad no pudo ser total para los españoles, ya que sufrieron el arranque de la segunda parte de la prórroga. Ante Budimir remató raso y cruzado, pero el balón salió apenas desviado. En contrapartida, sobre el final, tuvieron la chance del sexto pero el remate de Olmo se chocó con el poste derecho.

Un encuentro con múltiples falencias en defensa, con dos equipos desarmados. Características que justificaron la gran cantidad de goles en el marcador y que le plantea al ganador el desafío de la mejora para lo que viene.