Open

Fútbol Español

El Madrid cumplió de visita

16/05/21 - 14:33
Real Madrid obtuvo el resultado que tanto necesitaba para llevar la definición por el...

Real Madrid obtuvo el resultado que tanto necesitaba para llevar la definición por el título de La Liga al límite. La historia, a pesar de que en un momento lo favorecía por la derrota y empate parciales de Atlético de Madrid con Osasuna, no le permitió tomar el lugar de líder, por lo que no dependerá de sí mismo en la cúlmine jornada 38.

El conjunto blanco visitó el Estadio San Mamés para medirse con Athletic Club en un duelo de riesgo. Con mucho empuje, carácter y sin lucir a nivel juego, firmó un 1-0 vital que lo sostiene como escolta, ahora con 81 puntos, a dos del conjunto colchonero.

El elenco vasco tuvo la iniciativa e intentó vulnerar el arco defendido por Thibaut Courtois, aunque halló la profundidad recién sobre el cierre de la primera mitad, con un tiro libre que obligó el vuelo del portero belga, quien vio cómo el balón salía muy cerca del poste izquierdo.

A su vez, el conjunto merengue no tuvo buenas ideas para lastimar al dueño de casa: el desparpajo de Rodrygo inquietó a la defensa rival mientras que la claridad de Karim Benzema para organizar los avances no fue suficiente para generar algúna acción seria.

Las aproximaciones del Madrid se agudizaron en el complemento con más personalidad que elaboración de jugadas de riesgo. Los centros se hicieron moneda corriente y esa pareció la única vía con la que podía hacer daño. Por su parte, Luka Modric avisó con remates de media distancia que pasaron cerca o rebotaron en un marcador rival.

Después de que un cabezazo de Casemiro diera en el travesaño, un envío bajo del propio brasileño vio cómo Benzema -en offside- dejó correr el balón y, casi de sorpresa, a Nacho Fernández la pelota le rebotó y la terminó por mandar al arco vacío.

El visitante se complicó con un par de jugadas sobre el cierre tras haberse desarmado en defensa, pero la falta de puntería rival hizo que conservara los tres puntos.

​El próximo fin de semana, un madrileño gritará campeón: a Real Madrid no le sirve otro resultado más que el triunfo y deberá esperar que el Atleti no le gane al urgido Valladolid, que pelea por permanecer en Primera.