Open

Champions League

Barcelona vuelve a su estadio talismán

01/10/18 - 18:51
Tres veces jugó el Barcelona en Wembley. Dos en el demolido: la final de la Copa de Europa...

Tres veces jugó el Barcelona en Wembley. Dos en el demolido: la final de la Copa de Europa (aún bajo esa denominación) de 1992 ante la Sampdoria (la primera que ganó) y un partidazo de Champions ante el Arsenal (2-4) en la temporada 1999-2000, con Louis van Gaal en el banquillo (fue un 20 de octubre). La primera vez fue una noche mágica para Ronald Koeman y el barcelonismo. La segunda, para Luis Figo, Luis Enrique y un joven Francesc Arnau, que posiblemente jugó su mejor partido como profesional.

La tercera vez y última hasta el momento que los azulgrana visitaron el Norte de Londres fue en 2011, en otra final de Champions. Allí, los jugadores de Pep Guardiola firmaron una oda al fútbol, pasaron por encima del Manchester United (3-1) y vieron como Eric Abidal, actual secretario técnico azulgrana, era invitado por Carles Puyol a levantar el trofeo de campeones tras un transplante de hígado.

Al Barcelona, venir a Wembley le sabe a gloria, aunque hay temor en el seno del vestuario para afrontar el partido. “Es el peor rival que podríamos tener en este momento”, aseguran. “La intensidad y fortaleza del Tottenham no es la mejor receta para afrontar el momento del equipo, que no es malo, pero tampoco es el mejor”, remarcan. Tres partidos seguidos sin ganar en Liga (dos empates en casa, ante Girona y Athletic Club), combinado con la derrota en Butarque hacen que la autoestima azulgrana esté algo tocada.

Lionel Messi decidió tras el partido frente al Athletic lanzar públicamente un mensaje de optimismo y hacer autocrítica. Dio un puñetazo en la mesa. “Eso es bueno”, indican desde el vestuario. “Ha descargado al equipo de tensiones y eso puede unir aún más al grupo”, apuntan.